Conozca los datos sobre la vacuna contra el COVID-19

Las vacunas contra el COVID-19 funcionan.

Desde que se abrieron las vacunas a los mayores de 16 años (a finales de marzo de 2021), ha habido:

22.767 personas infectadas con COVID-19 en Utah.

Image

22.208 de ellos no estaban vacunados.

1.208 personas hospitalizadas a causa del COVID-19.

Image

1.147 de ellos no estaban vacunados.

64 muertes a causa del COVID-19.

Image

62 de ellos, no estaban vacunados.



Get the facts about the COVID-19 vaccine


¿Son las vacunas seguras y eficaces, aunque se hayan desarrollado rápidamente?

. Millones de personas en los Estados Unidos han recibido las vacunas contra el COVID-19 bajo el control de seguridad más intenso de la historia. La FDA, los CDC y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP por sus siglas en inglés) han revisado cuidadosamente todos los datos disponibles y confían en que las vacunas son seguras y eficaces para prevenir el COVID-19.

Flyer:

  • Obtenga respuestas sobre la vacuna contra el COVID-19 (Spanish)
 

¿Son eficaces las vacunas?

. Los datos de los ensayos clínicos y de los estudios en el mundo real muestran que las vacunas contra el COVID-19 son increíblemente eficaces para prevenir la enfermedad, la hospitalización y la muerte. Estudios recientes muestran que las vacunas funcionan contra las nuevas variantes del virus que se han identificado hasta ahora y previenen la transmisión del virus a otras personas. Las investigaciones también demuestran que las vacunas ayudan a evitar los efectos a largo plazo del COVID-19 y pueden mejorar la situación de quienes sufren sus efectos a largo plazo. Los estudios muestran que las vacunas probablemente proporcionan una inmunidad más duradera en comparación con la inmunidad natural (inmunidad por tener la enfermedad). La vacunación refuerza su respuesta inmunitaria y es una forma más segura de crear inmunidad que volver a contraer la enfermedad. El COVID-19 puede tener graves efectos en la salud a largo plazo que los médicos todavía están aprendiendo.

Puede ver los datos de eficacia de cada uno de los ensayos clínicos aquí (Pfizer/BioNTech), aquí (Moderna) y aquí (Johnson & Johnson/Janssen).

 

¿Las vacunas contra el COVID-19 modifican su ADN?

Las vacunas contra el COVID-19 (Pfizer y Moderna) son vacunas de ARNm y no interactúan con su ADN de ninguna manera. Las vacunas no contienen ningún virus vivo y no pueden transmitir el COVID. El ARN mensajero, o ARNm, es el material genético que indica a su cuerpo cómo fabricar proteínas. Estos tipos de vacunas enseñan a su cuerpo a hacer copias de la proteína de la espiga que se encuentra en el coronavirus. Esto desencadena una respuesta inmunitaria que crea anticuerpos para protegerte de la infección por el COVID-19.

 

Folleto con 7 datos que debes conocer sobre las vacunas contra el COVID-19 (Spanish/English)

¿Las vacunas contienen un microchip o dispositivo de seguimiento?

Las vacunas contra el COVID-19 no contienen un microchip ni un dispositivo de seguimiento. Esta información errónea se difundió para asustar a la gente, y se ha demostrado que es falsa.

¿Tienes curiosidad por saber qué ingredientes hay en las vacunas? Vea usted mismo los ingredientes autorizados de las vacunas contra el COVID-19.

¿Las vacunas le hacen magnético?

NO. Las vacunas contra el COVID-19 NO hacen a las personas magnéticas ni compatibles con Bluetooth. Ninguno de los ingredientes de las vacunas autorizadas por la FDA es magnético, y ninguna de las vacunas contiene tecnología Bluetooth. Obtenga los hechos reales detrás de esta desinformación aquí, aquí y aquí. O verifique usted mismo los ingredientes de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas.

Image

¿Las vacunas causan infertilidad o abortos?

NO. Miles de mujeres han recibido la vacuna mientras estaban embarazadas o se han quedado embarazadas después de recibir la vacuna. Los datos demuestran que las vacunas contra el COVID-19 no han causado infertilidad, aborto espontáneo o complicaciones con el embarazo o el parto ni para la madre ni para el bebé.

Sin embargo, muchas mujeres embarazadas que han contraído el virus COVID-19 durante el embarazo han tenido complicaciones graves causadas por el virus. Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades graves por el COVID-19 porque su respuesta inmunitaria no es tan alta.

 

¿Tendré efectos secundarios a largo plazo por la vacuna?

Es muy poco probable. Si bien es cierto que no disponemos de años de datos sobre las vacunas contra el COVID-19, sí tenemos cientos de años de conocimientos sobre el cuerpo humano y las vacunas. Además, como el COVID-19 afectó a millones de personas en todo el mundo al mismo tiempo, los científicos pudieron estudiar los efectos de la vacuna en cientos de miles de personas con diferentes antecedentes y diferentes niveles de salud. Si se observa el historial de todas las vacunas, casi todos los efectos secundarios a largo plazo de la vacunación aparecen entre 6 y 8 semanas después de la finalización de los ensayos clínicos de la vacuna. Por eso la FDA exige un tiempo de espera de al menos 60 días tras el final de un ensayo clínico antes de conceder una autorización de uso de emergencia (EUA).

Los síntomas leves o moderados después de vacunarse son normales y pueden durar unos días, como fiebre, dolores musculares, dolores de cabeza, sensación de cansancio o enrojecimiento alrededor del lugar de la inyección. Esto es habitual después de cualquier vacuna, y significa que su cuerpo ha empezado a crear una respuesta inmunitaria y está aprendiendo a combatir la enfermedad. Los efectos secundarios graves y las reacciones alérgicas son poco frecuentes. La posibilidad de tener un caso de COVID-19 que ponga en peligro la vida es mucho mayor que el riesgo potencial de sufrir un efecto secundario grave de la vacuna.

¿Es más segura la vacuna que el COVID-19?

¿Son los efectos secundarios peores que la enfermedad?

¿Es necesario que los niños se vacunen?

SÍ. Existe un malentendido común según el cual los niños no contraen el COVID-19 o no corren el riesgo de padecer enfermedades graves a causa del virus. Sin embargo, algunos niños se enferman lo suficiente como para requerir tratamiento en el hospital. Hay muchas cosas que todavía no sabemos sobre cómo el COVID-19 seguirá afectando a los niños a largo plazo.

Videos:

¿Por qué es importante que los niños se vacunen?

Flyers:

  • 7 datos que los padres deben saber sobre las vacunas contra el COVID-19 (Spanish/English)
  • Las personas de 12 años o más ya pueden recibir la vacuna contra el COVID-19 (Spanish/English)
  • Cualquier persona de 12 años o más puede ahora vacunarse contra el COVID-19 (Spanish/English)

¿Necesito la vacuna si ya tuve COVID-19?

SÍ. Usted debe vacunarse, incluso si ya ha tenido COVID-19. Incluso si todavía tiene algo de inmunidad natural, o inmunidad por haber tenido el virus, los estudios están demostrando que la inmunidad de las vacunas añade otra capa de protección, protege mejor contra las variantes, evita que vuelva a contraer el virus, y dura más que la inmunidad natural. La vacunación es una forma mucho más segura y eficaz de desarrollar la inmunidad que ser infectado por el virus, ya que no se sabe cómo le afectará el COVID-19.

Tenemos suficiente suministro de vacunas para todos. Cuando las vacunas estuvieron disponibles por primera vez, los suministros eran escasos y muchos estados recomendaron esperar 90 días para vacunarse después de haber contraído el COVID-19, de modo que pudiéramos asegurarnos de tener lo suficiente para los que corrían más riesgo. Esta era la mejor recomendación en ese momento. Ya no es necesario hacerlo. NO es necesario esperar 90 días después de tener COVID-19 para vacunarse. Puede vacunarse tan pronto como deje de estar aislado y no tenga ningún síntoma.

¿Puedo vacunarme si tengo alergias?

DEPENDE.

¿Han causado las vacunas alguna muerte?

No. No ha habido ninguna muerte causada directamente por las vacunas, de los más de 302 millones de dosis de COVID-19 administradas en Estados Unidos desde el 14 de diciembre del 2020 hasta el 7 de junio del 2021. Si alguien que recibió la vacuna COVID-19 fallece -independientemente de la causa de la muerte- la FDA exige a los proveedores de atención médica que informen de la muerte al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas o VAERS. La FDA lo hace como medida de seguridad, para que los expertos en seguridad de las vacunas puedan revisar toda la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, los informes de autopsia y los historiales médicos. La FDA lo hace como medida de seguridad, para que los expertos en seguridad de las vacunas puedan revisar toda la información clínica disponible, incluyendo los certificados de defunción, los informes de autopsia y los historiales médicos.

Disponer de información correcta y de datos sobre las vacunas COVID-19 es fundamental para que pueda tomar decisiones de salud informadas para usted y su familia. Infórmate y ayuda a acabar con los mitos y rumores más comunes.


Más mitos y hechos de los CDC

Image